Si estás haciendo un mundo mejor.


"Madre/Hijo"

Tal cuál siempre me dijeron: El mejor regalo del mundo.

Es el primer año de los tres que ya llevo como mamá en el que reflexiono sobre el hecho en sí de ser madre y sobre si estoy llevando bien o no esa tarea.

Tengo que contar que mi inspiración y las ganas de escribir de vuelta en el blog vinieron de un mailing de Johnsons Baby homenajeando a las mamás con un video.

Además de todo lo que podemos escuchar en un spot como el que me llegó y otros, lo que llamó mi atención es el claim: “Con tus caricias, nace un mundo mejor”. Estamos tan NO
predispuestos a escuchar y no prestar atención a las publicidades (definitivamente yo no las escucho ni leo a excepción de las de Coca – Cola y algunas que otras) que a veces quizás nos perdamos de mensajes hermosos e importantísimos como éste.

“Con tus caricias, nace un mundo mejor”. Parece muy utópico, pero pensá bien… ¡Y esto no está dirigido sólo a las mamás!  Es para el papá responsable que acompaña la crianza del hijo/a, para el hermano mayor, para los abuelos, tíos para todos los que participan de la crianza de un nuevo ser humano.

Los padres de hoy vivimos tan agitados, con el trabajo, los estudios, y miles de otras actividades que a algunos se les olvida el importante detalle de proporcionar caricias y verdadera atención a sus hijos al llegar a casa.

Personalmente comprendo lo difícil que es tener “pilas” al llegar a casa a veces a las 20:00 hs y esa pulga  al contrario te espera con todas las baterías ¡Cómo si se acabase de despertar después de 20 horas de sueño!

Y es ahí donde tenemos que recordar que esa atención y esa caricia hacen una enorme diferencia. Un niño que creció sin mimos y atención nunca podrá construir su identidad, no será favorecido en sus relaciones sociales con valores como igualdad, respeto, y lo más importante nunca será un niño seguro de sí mismo.

Ya escuché padres decir: “No hace falta que le mime para que sepa que le quiero” o “Yo le demuestro de otras formas que le quiero” o “Ella sabe luego que yo soy fría” Permítanme decirles que NO ES SUFICIENTE.

En la misma medida que tu hijo/a necesita que le brindes la posibilidad del mejor futuro que esté a tu alcance, qué te preocupes por su salud, por su apariencia, por su educación, por sus valores, por sus costumbres y hábitos, también necesita (si NECESITA) que le des muchos mimos y atención, y de ésta forma de verdad hasta estás haciendo un mundo mejor.

¡Feliz día MADRES! Hagamos honor a este día.

Anuncios