Generación Y


Imagen de Irina Capriles

Imagen de Irina Capriles

Este es un tema que particularmente me apasiona mucho.

A medida que me tocó trabajar con personas de distintas generaciones, noté las distintas formas de relacionarnos… a veces es todo muy simple, a veces es todo muy complicado y, como las relaciones sociales y humanas me gustan mucho fui analizando cuáles son los factores que hacen que uno teniendo un carácter o personalidad definido y constante a veces se encuentre en situaciones en las que debe (no debería) adaptarse.

Se consideran personas de la generación Y o generación WHY (A todo le ponen un porqué) a las que nacieron entre 1982 y 1995. La Generación Y está abarcando la franja de mayor crecimiento en el campo laboral y en el mercado, se preparan para ser los próximos líderes y son los actuales consumidores.

¿Porqué este tema y qué tiene ver con la temática del Blog? Por TODO lo que implica.

Los medios sociales, son el “boom” desde hace un buen tiempo, por el simple hecho de que los jóvenes de esta generación son quiénes los usan e incluso los crearon.

Esta generación es la que quiere ser escuchada y está harta de los preceptos establecidos por las generaciones anteriores, sencillamente creó y sigue creando medios colaborativos o sociales que hoy son los más utilizados para cualquier tipo de manifestación que quieran realizar y/o compartir ya sea positiva o negativa, incluso para influir en decisiones de grandes corporaciones, marcas y gobiernos. De hecho esa es una de las principales características de la generación Y, las ganas de hacerse escuchar.

Me parece un tema clave a la hora de analizar el mercado al que queremos llegar como empresas o marcas, quiénes son las personas a quiénes queremos vender y quiénes son las personas a quiénes vamos a contratar en nuestras empresas en mediano o largo plazo. Pensando como empresa, ellos (Gen Y) son nuestros clientes actuales, externos e internos y lo serán por un buen tiempo más, si no sabemos reconocerlos, analizarlos y mimarlos, nuestra empresa o marca no llega a la generación Z, así de simple, muere.

Entenderlos es cave para saber que sociedad es la que se aproxima.

Algunas características de la generación Y:

  • Los mueve el sentimiento, lo emocional.
  • Quieren trabajar, pero no permiten que el trabajo sea su vida, y no desean renunciar a otras actividades y aficiones (el deporte, la música, la familia, los amigos, etc.).
  • Son inteligentes, impetuosos, inquietos, capaces de romper, con toda naturalidad, con los esquemas tradicionales de vestir o de la etiqueta laboral.
  • No consideran inadecuado llegar a la oficina en “zapatillas”, atender llamadas personales o escuchar sus iPods en horas de trabajo.
  • Valoran enormemente la amistad y se sienten altamente motivados cuando pueden trabajar en un ambiente de amigos. No así en un ambiente jerárquico y super estructurado.
  • Es la generación que se desarrolló enteramente compartiendo información personal y pública por los diversos medios disponibles, no tienen en cuenta el valor de la privacidad.
  • Buscan encontrar sentido en las actividades que realizan y entender el porqué de cada decisión adoptada.
  • Rinden más en un entorno creativo donde el pensamiento independiente es valorado. Por ello prefieren vincularse a empresas que logran ser flexibles y son capaces de romper con algunos esquemas tradicionales, como permitirles trabajar a distancia sin tener que salir de casa, viajar y mantener horarios menos rígidos.
  • Es una generación altamente altruista. Se sienten comprometidos con el trabajo voluntario.
  • La concepción del trabajo se modifica: esta generación busca placer y diversión en la oficina. La responsabilidad y el compromiso sólo surgen cuando encuentran sentido en lo que hacen.
  • Se revelan frente a situaciones en las que sienten que no aportan ningún valor.
  • Detestan perder el tiempo.
  • Las culturas orientadas a la eficiencia tendrán más chances de retenerlos. Es una generación que no tolera las reuniones sin sentido, donde nadie decide nada, o los jefes que imponen reuniones a las 18 horas, cuando ellos tienen el bolso listo para ir a jugar al fútbol.
  • En diez años, estos jóvenes ocuparán las posiciones de management de las empresas, modificando radicalmente la forma de hacer las cosas. Dejará de importar el tiempo de permanencia en la oficina. Lo importante será el cumplimiento de los objetivos.
  • Abolirán la “reunionitis” propia de los Boomers (Nacidos entre 1940 y 1960). Todo lo que pueda ser resuelto virtualmente no requerirá reuniones.
  • Esta generación valora la diversidad en todo sentido: edades, culturas, género y capacidades.
  • No toleran la injusticia (hacia ellos o sus pares). Así, para retenerlos es fundamental mejorar la gestión de la equidad interna y la estructura de premios y castigos.

Velocidad en los procesos, variedad, diversidad, buen clima, buenas relaciones, un ambiente informal, participación, celebración y buenos jefes son las variables que componen el contexto laboral perfecto para la Generación Y, una generación que plantea nuevas demandas a las habilidades de los jefes y no temen abandonar las organizaciones cuando algo no les parece bien.

Este concepto sociológico que representa la generación Y, representa algo básico, sin embargo es tenido prácticamente nada en cuenta en el ámbito laboral y en las estrategias de marketing y experiencia de las marcas. Pero estamos a tiempo… creo que los resultados podrían ser fenomenales, de prestarle la atención que se merece al tema. Probablemente hoy, mayormente las mentes creativas, en agencias se focalizan en los insights y entiendan más que nadie este concepto. Si tu empresa tiene un importante % de colaboradores de la generación Y, o el segmento al que querés potenciar o al cuál apuntás es el joven, me parece que por este camino va la cosa.

Fuentes: Blog de Manuel Gross, Blog Letra Urbana, Wikipedia.

Anuncios

Si estás haciendo un mundo mejor.


"Madre/Hijo"

Tal cuál siempre me dijeron: El mejor regalo del mundo.

Es el primer año de los tres que ya llevo como mamá en el que reflexiono sobre el hecho en sí de ser madre y sobre si estoy llevando bien o no esa tarea.

Tengo que contar que mi inspiración y las ganas de escribir de vuelta en el blog vinieron de un mailing de Johnsons Baby homenajeando a las mamás con un video.

Además de todo lo que podemos escuchar en un spot como el que me llegó y otros, lo que llamó mi atención es el claim: “Con tus caricias, nace un mundo mejor”. Estamos tan NO
predispuestos a escuchar y no prestar atención a las publicidades (definitivamente yo no las escucho ni leo a excepción de las de Coca – Cola y algunas que otras) que a veces quizás nos perdamos de mensajes hermosos e importantísimos como éste.

“Con tus caricias, nace un mundo mejor”. Parece muy utópico, pero pensá bien… ¡Y esto no está dirigido sólo a las mamás!  Es para el papá responsable que acompaña la crianza del hijo/a, para el hermano mayor, para los abuelos, tíos para todos los que participan de la crianza de un nuevo ser humano.

Los padres de hoy vivimos tan agitados, con el trabajo, los estudios, y miles de otras actividades que a algunos se les olvida el importante detalle de proporcionar caricias y verdadera atención a sus hijos al llegar a casa.

Personalmente comprendo lo difícil que es tener “pilas” al llegar a casa a veces a las 20:00 hs y esa pulga  al contrario te espera con todas las baterías ¡Cómo si se acabase de despertar después de 20 horas de sueño!

Y es ahí donde tenemos que recordar que esa atención y esa caricia hacen una enorme diferencia. Un niño que creció sin mimos y atención nunca podrá construir su identidad, no será favorecido en sus relaciones sociales con valores como igualdad, respeto, y lo más importante nunca será un niño seguro de sí mismo.

Ya escuché padres decir: “No hace falta que le mime para que sepa que le quiero” o “Yo le demuestro de otras formas que le quiero” o “Ella sabe luego que yo soy fría” Permítanme decirles que NO ES SUFICIENTE.

En la misma medida que tu hijo/a necesita que le brindes la posibilidad del mejor futuro que esté a tu alcance, qué te preocupes por su salud, por su apariencia, por su educación, por sus valores, por sus costumbres y hábitos, también necesita (si NECESITA) que le des muchos mimos y atención, y de ésta forma de verdad hasta estás haciendo un mundo mejor.

¡Feliz día MADRES! Hagamos honor a este día.